View Single Post
Old 10-14-2008, 01:48 PM   #6
BulldoG
Count
 
BulldoG's Avatar
 
Join Date: Dec 2006
Location: Rosario, y Canalla
Posts: 1,375
BulldoG will become famous soon enough
Default Capitulo IV: La caida de Dvergardunn

“La luna cubre el sol y el día se vuelve noche... La raza de baja estatura, sin magia pero de brazos fuertes, llega desde las aguas y se asienta en el continente de manera permanente. El hijo del eclipse camina entre ellos y los conduce a la victoria sobre aquellos que se han atrevido a poner pie en las frías montañas del norte. La luna cubre el sol y el día se vuelve noche, sangre elfica se derrama en las tierras altas y el mundo comienza a transitar por su época mas oscura.”

La antigua profecía era conocida por los elfos desde tiempos muy remotos, y cuando Org viajó hasta los bosques en busca de ayuda para los enanos, el consejo de sabios de los elfos tomó la decision de mantenerse al margen del conflicto, pues temían cruzarse con los enanos y hacer cumplir la profecía. Varios años después, cuando los humanos y los ígneos comenzaron su violenta guerra, la raza habitante de los bosques quiso mediar entre ambos en un intento por resarcirse de aquel error que habían cometido en el pasado. Creyendo que los ígneos no se atreverían a internarse en su territorio, los elfos dieron albergue a los humanos que huían de sus enemigos, pero la cólera de los habitantes del desierto era intensa, los hombres habían traicionado a sus antiguos aliados ígneos cuando ya no los necesitaron e intentaron apoderarse de todo lo que poseían atacándolos sin piedad, ahora ellos buscaban venganza.

Enormes extensiones de bosques fueron quemadas por los ígneos y el territorio de los elfos quedó ampliamente reducido, estos enfurecieron y tomaron parte en el conflicto peleando hombro a hombro con los humanos. Para cuando la larga y cruenta guerra finalizó, los elfos habían olvidado cual era el antiguo limite de sus bosques y poco les importó, persiguieron a los ígneos hasta sus propias tierras y los aniquilaron casi hasta su extinción. La magia ígnea era poderosa, y por si fuera poco, la raza del desierto había encontrado en el poco xymerald que los humanos les habían facilitado en los tiempos de alianza un extraordinario amplificador para sus hechizos, ahora, tanto elfos como humanos eran seducidos por el increíble poder del mineral combinado con la hechicería de los derrotados ígneos. La raza de los elfos quedó dividida entre aquellos que permanecieron en los bosques rechazando la grotesca y antinatural magia prohibida, y los que se trasladaron a las ciudades ígneas en el desierto para ampliar sus conocimientos descifrando el idioma ígneo y traduciendo sus textos.

Los humanos que permanecieron en los bosques temían que aquellos estudiantes de magia ígnea se estuviesen volviendo demasiado poderosos, y con muy poco esfuerzo, lograron convencer a los elfos de poner fin a la situación antes de que fuese demasiado tarde. Un gran ejercito compuesto de elfos y humanos llegó hasta las principal ciudad ígnea donde sus nuevos habitantes los esperaban deseosos de poner en practica la magia oscura que habían aprendido. Un eclipse ocurrió en el instante previo a la batalla y los hombres temerosos de la hechicería ígnea acusaron a los brujos elfos y humanos de causarlo, estos, simplemente se mofaron de su ignorancia. El combate fue brutal y despiadado, y aunque aquella nueva magia era notablemente poderosa, los humanos y elfos que la practicaban carecían del xymerald necesario para desarrollarla en toda su magnitud, pues en esos tiempos el mineral era extremadamente raro y escaso. Los elfos y humanos de los bosques derrotaron a sus hermanos del desierto y tras quemar los prohibidos textos ígneos y destruir las ciudades, regresaron a sus tierras. El castigo para quienes se habían atrevido a practicar la magia ígnea fue el destierro, condenados a vivir en las hostiles dunas y privados del conocimiento que guardaban los textos ígneos, aquellos elfos y humanos llenos de rencor sobrevivirían con el único propósito de la venganza.

Contrariamente a lo que suponían los habitantes del bosque, la condena de vagar por aquellas regiones tan extremas provocó que sus hermanos se volviesen mas fuertes y perseverantes, ya sea por el simple efecto del intenso sol o como consecuencia de la retorcida magia que practicaban, la piel de los elfos desterrados comenzó a volverse tan oscura como su hechicería, y muy rápidamente se adaptaron a su nueva forma de vida. A los nuevos habitantes del desierto les tomaría muchos años recuperarse de su derrota pero finalmente se volverían a poner de pie, orgullosos del conocimiento que poseían, estos elfos de piel oscura y humanos habitantes de las dunas, habían dejado de ser estudiantes de una magia desconocida y se volvieron maestros de una poderosa hechicería que ahora consideraban propia.

Un nuevo ejercito de elfos y humanos llegó desde los bosques una vez mas para detenerlos, pero esta vez ya era demasiado tarde, poderosos en la magia oscura y aliados con la fuerte raza de guerreros moloks, los habitantes del desierto aplastaron a sus antiguos hermanos con gran facilidad, y ahora estaban listos para la revancha contra los ignorantes que los habían condenado, sin embargo, el líder que los guiaba sabía que aún les faltaba algo. El poderoso brujo ansiaba la venganza tanto como el resto de sus seguidores, pero por sobre todo, deseaba desarrollar por completo el inmenso poder que todavía le restaba por alcanzar y los humanos que lo acompañaban sabían como conseguirlo, o mas bien donde conseguirlo. El poderoso ejercito oscuro de las dunas se puso en marcha con el objetivo de concretar su tan esperada venganza, pero el camino que tomaban no viajaba hacia los bosques elficos del sur sino a las tierras altas del noroeste, hacia las minas de xymerald.

El ultimo eclipse ocurrido varios años atrás, había sido anticipado mucho tiempo antes por los habitantes de las montañas, pues los enanos eran buenos navegantes y sabían leer las estrellas con gran precisión. Esperaban que aquel suceso astronómico fuese el anuncio de un nuevo nacimiento terrenal de Org, sin embargo, nada se sabía del dios hijo de Aluz y a medida que los años transcurrieron, los habitantes de las tierras altas casi habían olvidado el eclipse. Cuando el rey enano Norin supo que un enorme y poderoso ejercito avanzaba en dirección a las montañas con intención de apoderarse de las minas de xymerald, viajó hasta el valle sagrado para solicitar la ayuda de los dioses, pues ya no había tiempo para prepararse y sabía que su pueblo no tenía posibilidad de vencer a un ejercito tan fuerte y numeroso.

El capitulo continua...
__________________
... " Marck El Gris " ...
BulldoG no ha iniciado sesión   Reply With Quote